La Real Academia de las Ciencias de Suecia ha premiado este año a los «padres» de las baterías de ion-litio recargables, presentes en cualquier dispositivo inalámbrico, desde los teléfonos móviles a los ordenadores portátiles que utilizamos a diario. El trabajo del alemán John B. Goodenough, el británico Stanley Whittingham y el japonés Akira Yoshino ha impulsado la creación de una batería potente y ligera que, como explican desde Estocolmo, puede hacer posible «un mundo libre de combustibles fósiles». El motivo es que se utiliza para todo, desde alimentar automóviles eléctricos hasta almacenar energía de fuentes renovables, como la solar y la eólica. Leer Más