0 items - $0.00
  • Su cesta está vacía.

Archivo

Noticias

Científicos de la TU Wien (Viena, Austria), de la Universidad RWTH Aachen (Alemania) y de la Universidad de Manchester (Gran Bretaña) han logrado por primera vez crear un átomo artificial en grafeno. Esto abre nuevas posibilidades tecnológicas para muchos experimentos cuánticos y, sobre todo, podría resultar de gran importancia para el desarrollo de la computación cuántica. Leer Más

Un equipo de científicos de la Universidad de Temple de Filadelfia (EEUU) ha logrado por primera vez en la historia eliminar cualquier rastro de VIH de un cultivo de células infectadas por el virus. El logro ha sido publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

A pesar de que este hito no tiene (o es casi imposible) posibilidad de aplicación práctica, debido a que se trata de una “prueba de concepto”, sí que alberga la esperanza de una vía que conduciría a la cura total y definitiva del VIH.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron una especie de marcador que localizaba los genes del VIH; más tarde, enzimas cortaron los fragmentos de ADN de las células infectadas y recompusieron los genes. Recordemos que el virus no permanece como tal en el organismo, ya que una vez en él, se integra en el ADN del huésped y el patógeno en sí mismo desaparece. Así, esta técnica actuaría localizando las células infectadas, cortándolas y volviendo a “pegar” los genes tal y como se encontraban antes de la infección.

Es un paso importante en la dirección de una cura permanente del sida. Es un descubrimiento muy emocionante, pero no está listo para llevarlo a la clínica. Una prueba de concepto que indica que vamos en la buena dirección”, afirma Kamel Khalili, coautor del estudio.

Fuente: Revista MuyInteresante

Las bacterias utilizan toxinas para interrumpir la respuesta inmune del organismo, según ha mostrado un grupo de investigación de la Universidad de Ohio (Estados Unidos).

En concreto, el estudio, publicado en la revista ‘Science’, muestra que una toxina ligada al cólera y otras enfermedades, llamada ACD, es capaz de incapacitar a una molécula escasa y haciendo inútil a la célula inmune como, por ejemplo, la actina.

De hecho, estudios anteriores ya habían demostrado que varias cadenas de ACD juntas consiguen reducir la capacidad de la actina para funcionar correctamente, lo que restringe la forma en la que las células inmunes neutralizan las bacterias.

El sistema inmunológico humano suele tener éxito en la lucha contra los invasores al matar las bacterias y neutralizar las toxinas, lo que significa que a las bacterias a menudo no se les da la oportunidad de producir y entregar gran parte de una toxina a sus células diana.

Sabiendo que una sola molécula de las toxinas bacterianas más mortales puede matar a una célula, los investigadores han barajado la posibilidad de que menor cantidad de la toxina ACD desactive las células apuntando a algo menos común que la actina en sí.

Suponiendo que la actina es el objetivo primario, los investigadores estimaron que una sola molécula de ACD introducida a una célula animal típica tardaría seis meses en desactivar la actina en la célula.

Fuente: Science