El campo magnético de Mercurio ha cambiado a lo largo del tiempo, si bien su evolución magnética ha sido muy distinta de la de la Tierra. Podría incluso haberse desplazado a lo largo de su eje, ha descubierto la ESA.

a Agencia Espacial Europea (ESA) ha descubierto que la ubicación del campo magnético de Mercurio ha cambiado a lo largo del tiempo de manera sorprendente.

El nuevo estudio también sugiere que el legado magnético de Mercurio puede ser más complicado de lo que se pensaba. Al igual que sucede con la Tierra, Mercurio tiene un núcleo de metal líquido cuyo movimiento genera un campo magnético.

En nuestro planeta, los polos norte y sur magnéticos se desplazan entre 10 y 60 kilómetros al año, por lo que la orientación del campo magnético se ha invertido más de cien veces en sus 4.500 millones de años de historia.

La investigadora de la ESA Joana S. Oliveira empleó datos de la misión MESSENGER de la NASA, que orbitó Mercurio entre 2011 y 2015, para comprender mejor la historia magnética del planeta más cercano al Sol.

El lenguaje de las rocas

Los científicos utilizan las rocas para estudiar la evolución de los campos magnéticos planetarios. Resultan especialmente útiles las rocas volcánicas creadas por el enfriamiento de lava, así como las rocas que se funden durante grandes colisiones.

A medida que las rocas se enfrían, el material magnético contenido en ellas se alinea con el campo magnético del planeta en ese momento, preservando su dirección y posición como si fuera una instantánea.

Joana y sus colaboradores emplearon observaciones de cinco cráteres con irregularidades magnéticas. Se sospechaba que estos cráteres se habían formado en un momento en que la orientación del campo magnético del núcleo era distinta de la actual.

Los investigadores modelaron el antiguo campo magnético de Mercurio basándose en los datos de los cráteres para calcular las posibles ubicaciones de los polos en el pasado. Así descubrieron que los polos se encontraban lejos de la posición actual y que podrían haber cambiado a lo largo del tiempo.

Esperaban que los polos se acumulasen en dos puntos cercanos al eje rotacional de Mercurio, en los polos norte y sur del planeta. Sin embargo, los polos se hallaban distribuidos aleatoriamente y siempre se encontraban en el hemisferio meridional.

Polo trasladado

Los polos antiguos no se alinean con el actual polo norte magnético de Mercurio, ni con su sur geográfico, lo que indica que el campo magnético dipolar del planeta se ha trasladado.

Los resultados también sugieren que el planeta podría haberse desplazado a lo largo de su eje, en un evento denominado “deriva polar verdadera”, durante la cual cambia la ubicación geográfica de los polos norte y sur.

Aunque no es raro que cambie un campo planetario, los nuevos resultados refuerzan la idea de que la evolución magnética de Mercurio ha sido muy distinta de la de la Tierra.

Estudiar los campos magnéticos de otros planetas ayuda a los científicos a comprender cómo evolucionan los campos magnéticos, incluso en la Tierra. Observar el comportamiento de otros núcleos metálicos ayuda a los científicos a comprender más sobre la formación inicial y la maduración posterior de los planetas en el Sistema Solar.

Algunos planetas tienen núcleos líquidos metálicos. Los científicos generalmente creen que el campo magnético de un planeta proviene de los movimientos fluidos de su núcleo metálico. El campo magnético crea una magnetosfera que rodea el planeta. La magnetosfera de la Tierra bloquea mucha radiación cósmica y solar, permitiendo que exista vida.

Mercurio es el otro cuerpo en el Sistema Solar, además de la Tierra, que posee un núcleo fundido capaz de generar un campo magnético. Es el planeta más pequeño de su entorno y carece de satélites naturales, como Venus.